Close

Sin duda una pareja distinta, muy especial. Los conocimos desde hace algún tiempo, pero al vernos inmersos en su dinámica y en sus costumbres nos pudimos dar cuenta de que el amor tiene millones de facetas.

 

Hawa (católica) y Héctor (budista) encontraron su centro en el amor, la paz y la armonía y aunque también nacieron en países diferentes, hablando idiomas distintos, algo les indicó que deberían hacer equipo, quizá el destino, quizá el universo, Dios, las estrellas o ellos mismos, desde el fondo de su ser, teniendo la certeza de que aquello era una excelente idea.

 

La boda al igual que la singularidad de su unión, fue bella y especial, debemos confesar que las bodas al atardecer y al aire libre son nuestras favoritas e ideales para las parejas que se identifican con esa libertad, la luz natural es la más bella en todos los sentidos, así que no solamente fue una boda simbólica y profunda, también estética.

 

La ceremonia religiosa fue principalmente católica, más no se llevo a cabo en una iglesia, también rescató varios dogmas del budismo, lo cual fue emotivo y particular. La fiesta se caracterizó por su excelente música, una decoración de muy buen gusto y el vestido de novia (detalle que no quiero dejar pasar) sin duda uno de los más bellos que he visto con un diseño original de Adriana Madrid Atelier.